DEL 25 DE ABRIL AL 5 DE MAYO DE 2019

Mila Martínez: «La literatura LGTBI en sí no existe, existe la literatura con personajes LGTBI»

5-05-2019

«La literatura LGTBi en sí no existe, existe la literatura con personajes LGTBi», ha afirmado esta tarde la escritora Mila Martínez en la mesa redonda Llegim literatura LGTBI, organizada por el colectivo Lambda y la Fira del Llibre de València. La poeta Encarna Sant-Celoni ha considerado, en cambio que “no existe la lectura LGTBi, pero sí los autores LGTBi”. La mesa redonda también ha contado con la participación de los escritores Anna Boluda, Eley Grey, Lupe Bohiques y Óscar Hernández.

El debate ha girado en torno a la falta de referentes y la poca visibilidad de los colectivos LGTBI, no solo en la sociedad, sino también en la literatura. La literatura bajo la etiqueta LGTBi se ha inventado, según la escritora y poeta Lupe Bohiques, “para vender y para crear referentes que no existían antes”. En este sentido, el escritor vasco Óscar Rodríguez ha apuntado que para que haya una verdadera normalización toda la sociedad debería poder leer literatura LGTBI, es decir, «que no sea sectaria”.

Para ello, según la escritora Eley Grey, es necesario escribir relatos con “situaciones cotidianas que evidencien problemas universales que no solo afecten a las personas LGTBI, sino a todas, como la falta de empoderamiento, la represión, la incomprensión en la adolescencia, etc.” Para Sant-Celoni “romper estereotipos empieza por normalizar la sexualidad de los personajes”.

Por su parte, la periodista y escritora Anna Boluda, ha centrado su discurso en la diversidad de los modelos de familia que ella aplica en su literatura juvenil e infantil. “Hasta ahora, solo había ejemplos de familias heterosexuales o niños y niñas huérfanos -como Harry Potter, Pipi Calzaslargas u Oliver Twist-; pero no monoparentales o familias homosexuales», ha afirmado Boluda, para quien es importante mantener un discurso positivo para “ayudar a reflexionar sobre todo lo que hemos avanzado”. Rodríguez también admite que ha habido un claro avance porque “hemos pasado siglos de estigmatización y persecución –como les pasó a Lorca o Wilde-, y ya podemos literariamente salir del armario”. Pero, no obstante, “personalmente he necesitado narraciones en los que la homosexualidad de los personajes fuera el centro de la trama, aunque esto ya esté superado”. A lo que Bohiques concluye que “reivindico simplemente la libertad de escribir”. “Y eso ya implica muchas cosas”, explica la poeta, que tuvo que utilizar un pseudónimo durante los años 80 para poder publicar sus primeros libros.