DEL 25 DE ABRIL AL 5 DE MAYO DE 2019

Luis Landero: “La idea de perfección puede destruir a un escritor, pero se debe escribir con ese afán”

4-05-2019

“La idea absoluta de perfección puede destruir a un escritor, pero se debe escribir con ese afán” ha afirmado esta mañana el escritor Luis Landero durante la presentación de su última novela, Lluvia Fina (Tusquets), en la Fira del Llibre de València. El autor, Premio Nacional de Literatura en 1990, ha compartido con los lectores y lectoras presentes impresiones sobre la novela -“una tragedia doméstica”-, y su proceso de creación.

“Algo se activó en mí, vi la novela prácticamente hecha”. Landero cuenta que se le ocurrió Lluvia Fina a partir de la lectura de una noticia sobre una celebración familiar que había acabado fatídicamente. El libro narra las vidas de los miembros de una familia desde la infancia hasta la actualidad, a partir del intento de uno de los hermanos, Gabriel, de reunir a toda la familia para celebrar el 80 cumpleaños de la madre. Los antiguos problemas irán reapareciendo como una lluvia fina que amenaza con formar un poderoso caudal a punto de desbordarse. “Se me da bien inventar y estructurar. Para mí, es más difícil jugar al lego con mi nieto que estructurar una novela. Lo difícil y lo más apasionante es dar vida con la palabra”, ha asegurado el autor a propósito de la construcción de esta historia.

“Fui renunciando a la página perfecta, al sueño de todo escritor de expresar lo inalcanzable”, ha afirmado el escritor, quien ha confesado su intención de huir de “todo alarde estilístico”. “Quiero que todas las páginas tengan la misma textura verbal. No quiero que la prosa haga grumos, sino que sea soluble en el cauce narrativo”, ha explicado. “Yo quiero escribir bonito y eficaz como juega Messi”, ha bromeado el autor, para quien “con el tiempo uno va depurando cosas, se busca la belleza de otra manera”. Aún así, ha precisado que “cada novela exige su tono, la nota musical con la que va ser escrita”.

Luis Landero (Alburquerque, Badajoz 1948) se dio a conocer con Juegos de la edad tardía en 1989, novela con la cual recibió el Premio Nacional de Literatura y el premio de la Critica de Narrativa castellana. Le siguieron Caballeros de fortuna (1994), El mágico aprendiz (1998), El guitarrista (2002), Hoy, Júpiter (2007), Retrato de un hombre inmaduro (2010), Absolución (2012, mejor novela española del año según El País), El balcón en invierno (2014, Premio Libro del Año de los libreros de Madrid en 2015) y La vida negociable (2017). Traducido a varias lenguas, Landero es uno los nombres esenciales de la narrativa española.