DEL 25 DE ABRIL AL 5 DE MAYO DE 2019

Mikel Lejarza «el Lobo»: “Yo confieso es la imagen de un agente negro que lo da todo y no espera nada”

3-05-2019

Yo confieso es la imagen de un agente negro que lo da todo y no espera nada” ha afirmado por teléfono Mikel Lejarza “el Lobo” en la presentación de sus memorias en la Fira del Llibre, un libro escrito en primera persona con la ayuda del periodista Fernando Rueda, que sí ha estado presente físicamente en el acto. “El Lobo es el mejor agente que ha tenido España en toda su historia. Ninguno ha permanecido tantos años ni ha producido tantos resultados”, ha afirmado Rueda, también escritor especializado en espionaje e inteligencia.

Durante los 45 años que trabajó para el servicio secreto siempre había tenido que guardar silencio. Tras la película y los libros publicados sobre su persona, Mikel Lejarza ha querido contar su versión y lo que nunca se había contado en Yo confieso. Unas memorias en las que por primera vez cuenta lo que ha sido su vida, sin olvidarse de los momentos amargos, de sus éxitos e, incluso, de aquellas actuaciones de las que no está especialmente satisfecho. Incluye además el punto de vista de su mujer Mamen, que relata “la parte más dura de la vida familiar, de las persecuciones y del periodo durante el que ‘el Lobo’ estuvo en la cárcel”, comenta Fernando Rueda.

Rueda, que anteriormente había publicado las novelas El regreso de El Lobo y El dosier del Rey con Mikel Lejarza como protagonista, afirma que “mi personaje es ficticio». “Mikel ha sufrido muchísimo, más de lo que pensaba. Me sorprendió descubrir que los servicios secretos, la policía, la Guardia Civil le hayan hecho tantas faenas. Quienes tenían que protegerle, no lo han hecho”, confiesa. El propio Lejarza dice que “muy lejos de apoyarme, me echaban piedras”. En su intervención el agente ha recordado su paso por Valencia tras la operación “lobo”, donde vivió primero en la calle Santos Justo y Pastor y más tarde en el Saler, llegó a tener un trabajo de civil en el hospital La Fe y creó su primer equipo. “Valencia para mi ha sido una ciudad entrañable”, ha rememorado.

El Lobo es uno de los agentes más conocidos de la historia del espionaje en España por haberse infiltrado en ETA, donde llegó a ser jefe de infraestructuras, y provocar la mayor actuación contra la banda terrorista. Cuando lo reclutaron relata que “no conocía nada de ETA, no sabía ni qué significaban las siglas”. Legarza sigue en activo como espía en la actualidad. Dice que su profesión “es un veneno que se va introduciendo en el cuerpo y ya no sabes hacer otra cosa”. Fernando Rueda recuerda que como agente negro “cobra todos los meses en un sobre, no tiene pensión, ni seguridad social”.