DEL 25 DE ABRIL AL 5 DE MAYO DE 2019

Santi Vallés: “Queremos pedir justicia y memoria histórica, más que recuperar cuerpos”

25-04-2019

“Queremos recuperar la justicia que se nos quitó en casa para dignificar la memoria de nuestras familias”, ha reclamado esta tarde Santi Vallés, presidente de la Asociación de las Familias de la Fosa 113 del Cementerio de Paterna, durante la mesa redonda La veu de la memòria, que ha contado con la participación de Alberto Aznar (abogado), Manuel Polo (médico forense) y Carmen Soto (Amnistía Internacional), moderados por la periodista Lola Bañón. La actriz Pilar Almeria ha leído Antígona y Pau Alabajos ha cantado Fosses del silenci.

Vallés ha recordado que la memoria histórica es una cuestión que implica muchos agentes especializados en la materia: defensores de los derechos humanos, abogados, forenses, familiares y “toda la sociedad”; “no es un tema solo de las familias porque estamos hablando de crímenes de Estado también durante la República, donde había gente de todas las ideologías”. La suya es una lucha con una perspectiva de los derechos humanos y no de causas políticas, para “dignificar la memoria de las víctimas y hacer posible que, en un futuro, más familias encuentran a sus familiares”. Vallés ha mostrado satisfacción por los avances que se han realizado en la Fosa 113, sobre todo desde diciembre de 2018, cuando Amnistía Internacional galardonó a la asociación con su premio en defensa de los derechos humanos.

Pero, según sentencia Manuel Polo, forense en el caso de la Fosa 113, todavía queda mucho de camino que recorrer, puesto que hay “una ausencia de implicación judicial y la administración pública no ha cumplido su propia ley; si no intervienen los institutos de medicina legal, se deja todo en manos de los familiares y de personal privado”. Porque, como lamenta, las administraciones se han implicado económicamente “pero sin un plan y sin personal especializado, dejando a los familiares desamparados”.

Y es que, según explica Alberto Aznar, abogado del caso de la Fosa 113, los tratados internacionales de derechos humanos señalan que los delitos de genocidio e ilesa humanidad son imprescriptibles y nada obstaculiza que se abran procedimientos judiciales. “Como es el caso de los ocurridos durante el franquismo y la guerra civil, donde se podrían exhumar los cuerpos de los represaliados, identificarlos y entregarlos a sus familiares”, indica.

Por su parte, Carmen Soto, representante de Amnistía Internacional, ha denunciado que “en España no se ha atendido a las víctimas del franquismo como toca, a pesar de la insistencia por parte de muchos organismos Internacionales».